CLIMA

VER MAS


USUARIOS ACTIVOS

Total online: 358
PANORAMA AGRICOLA FINANCIERO
Imprimir nota
23
DIC 2017
FacebookTwitter

Panorama Agrícola Semanal

El balance de la semana de los negocios desarrollados en la Bolsa de Chicago dejó bajas cercanas al 2% para la soja, que completó así el tercer segmento seguido con resultado negativo, en tanto que para los cereales el saldo fue positivo, con mejoras del 1,3% para el maíz y del 1,5% para el trigo. En la plaza doméstica, la necesidad de fijarle valor a los contratos de soja que vencen a fin de mes eclipsó el potencial alcista derivado de la importante devaluación del peso frente al dólar. Por otro lado, la buena dinámica en los puerto afirmó las cotizaciones del maíz y del trigo.

Panorama Agrícola Semanal

El balance de la semana de los negocios desarrollados en la Bolsa de Chicago dejó bajas cercanas al 2% para la soja, que completó así el tercer segmento seguido con resultado negativo, en tanto que para los cereales el saldo fue positivo, con mejoras del 1,3% para el maíz y del 1,5% para el trigo. En la plaza doméstica, la necesidad de fijarle valor a los contratos de soja que vencen a fin de mes eclipsó el potencial alcista derivado de la importante devaluación del peso frente al dólar. Por otro lado, la buena dinámica en los puerto afirmó las cotizaciones del maíz y del trigo.

Indicadores exógenos que impactan sobre los precios

 

Viernes 22

Viernes 15

Diferencia en %

Petróleo

58,26

57,34

+1,60

Dólar/Euro

1,1835

1,1755

+0,68

Real/Dólar

3,3345

3,3080

+0,80

Peso/Dólar*

17,970

17,415

+3,19

* Tipo de cambio Comprador (cotización divisa) del Banco Nación

SOJA

Sin una tendencia definida cerró la semana para los precios de la soja en el mercado doméstico, donde la atención estuvo centrada en la fijación de valor para los contratos a fijar con fecha de vencimiento a fin de mes, que comprometían cerca de 1,5 millones de toneladas. Tras la puja diaria entre compradores y vendedores, con una clara posición dominante de los primeros, que conservan la potestad de definir el precio de la operación una vez vencido el contrato, entre el miércoles y el viernes en la zona del Gran Rosario se les puso valor a unas 650.000/700.000 toneladas entre 4450 y 4500 pesos, por lo que dentro de las próximas cuatro ruedas será necesario ponerles precio a otras 850.000 toneladas, aproximadamente.

El la valoración semanal, las ofertas de los compradores pasaron de 4450 a 4500 pesos por tonelada para el Gran Rosario, en tanto que se mantuvieron estables para Bahía Blanca y para Necochea, en 4400 y en 4350 pesos, respectivamente. Para el viernes el FAS teórico de la soja fue calculado por el Ministerio de Agroindustria de la Nación (Minagro) en $ 4575, mientras que para el martes fue fijado en 4588 pesos por tonelada. En el cierre del segmento comercial, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) relevó el FAS teórico de la soja para la industria aceitera en 4504 pesos por tonelada.

Vale destacar que, por la coyuntura local, donde para los compradores lo más importante fue convalidar los valores más bajos posibles para los contratos a fijar, en tanto que para los vendedores la urgencia estuvo en no llegar a fin de mes sin un precio establecido, el mercado disponible no reflejó sobre las cotizaciones de la soja la influencia que debió haber tenido la fuerte devaluación del peso frente al dólar, que mejora la capacidad de pago en pesos de la industria y de la exportación. De hecho, aquellos vendedores que lograron hacer negocios por mercadería a remitir pudieron obtener –en acuerdos particulares– precios superiores a los “abiertos” en el mercado, que habrían llegado hasta los $ 4600 por tonelada en la zona del Gran Rosario.

Negativo fue el balance para la soja de la próxima cosecha, dado que las propuestas de los compradores para las entregas en mayo bajaron de 260 a 255 dólares por tonelada. La misma tendencia se reflejó en el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), donde los ajustes de las posiciones enero y mayo retrocedieron de 260,50 a 256,50 y de 263,40 a 259,50 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 20 de diciembre y el 24 de enero deben salir desde las terminales del Gran Rosario 120.000 toneladas de poroto de soja, 1.432.438 toneladas de harina y 228.650 toneladas de aceite; desde Bahía Blanca, 13.000 toneladas de poroto, 85.500 toneladas de harina y 4500 toneladas de aceite; desde Necochea, 35.791 toneladas de harina y 3500 de aceite, y desde otros puertos, 50.000 toneladas de harina.

Acerca de los cultivos, el jueves la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) relevó el avance de la siembra de soja sobre el 70,9% de los 18,1 millones de hectáreas previstos, con un progreso semanal de 7,4 puntos y con un atraso interanual de 5 puntos, producto de las demoras por sequía en el NOA y en el NEA. “Lluvias registradas durante la última semana reactivaron lentamente la siembra en varios sectores del centro y del sur de la región agrícola, sin embargo, la falta de condiciones para la implementación del cultivo en el extremo norte del país impide la incorporación de un importante número de lotes y ralentiza el progreso nacional”, dijo la entidad. Como dato alentador, añadió que, según los informes climáticos, “amplios sectores del norte del país podrían registrar precipitaciones de 25 a 100 mm durante los próximos días que, de concretarse, darían inicio a una masiva incorporación de lotes”.

 

Por tercera semana consecutiva, los precios de la soja cerraron en baja en la Bolsa de Chicago, donde los contratos enero y marzo perdieron un 1,84 y un 1,82%, al pasar de 355,41 a 348,88 y de 359,36 a 352,83 dólares por tonelada. Los principales fundamentos bajistas para la oleaginosa estadounidense fueron el clima en Sudamérica, con lluvias benéficas para los cultivos de Brasil y para el último tramo de la siembra en la Argentina; la debilidad del mercado global de los aceites vegetales, por el crecimiento de las existencias de aceite de palma en Malasia; la devaluación del real y del peso, que mejora la competitividad de las exportaciones brasileñas y argentinas, en detrimento de las estadounidenses, y la decisión del gobierno de China, de reducir desde el 1º de enero el porcentaje de materias extrañas en los cargamentos de soja de los Estados Unidos, del 2 al 1 por ciento.

Si bien no logró quebrar la tendencia negativa de los precios, el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos resultó levemente positivo para el mercado. En efecto, el jueves el USDA relevó ventas de poroto de soja por 1.742.900 toneladas, por encima de las 1.452.700 toneladas del trabajo precedente y cerca del máximo previsto por los operadores, en un rango que fue de 1,3 a 1,8 millones de toneladas. Las operaciones con harina de soja fueron calculadas por el organismo en 184.100 toneladas, por debajo de las 455.400 toneladas de la semana anterior y dentro del rango estimado por el mercado, de 100.000 a 300.000 toneladas.

El viernes, AgRural indicó que las condiciones climáticas en enero definirán el volumen de la cosecha 2017/2018 de soja en Brasil y agregó que los cultivos cierran el año en muy buenas condiciones. “Como hubo un atraso en las siembras, la cosecha comenzará algo más tarde. Por eso, la definición de las productividades de la mayoría de las áreas de Paraná, Mato Grosso, Goiás y en Mato Grosso del Sur ocurrirá durante el mes próximo”. Y en ese sentido, la consultora adelantó que para las próximas dos semanas hay pronósticos de lluvias en la mayoría de las regiones productoras de soja de Brasil. Vale recordar que a principios de diciembre AgRural elevó de 110,20 a 112,90 millones de toneladas su proyección para la cosecha brasileña.

MAÍZ

Positivo resultó el balance de la semana para los precios del maíz en el mercado doméstico, donde la transición de las ofertas de los exportadores fue de 2500 a 2550 pesos por tonelada para el Gran Rosario y para Necochea, y de 2550 a 2650 pesos para Bahía Blanca. Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por el Minagro en $ 2636, mientras que para el martes fue fijado en 2670 pesos por tonelada. Las principales propuestas de los consumos relevadas por la BCBA por maíz seco se ubicaron entre 2550 y 2620 pesos por tonelada.

La tónica también fue positiva para el maíz de la próxima cosecha para las entregas entre marzo y julio, dado que las ofertas crecieron de 145 a un rango de 147 a 148 dólares por tonelada. Lo mismo ocurrió en el Matba, donde la posición abril subió de 150,90 a 151,60 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 20 de diciembre y 24 de enero deben salir desde las terminales del Gran Rosario 608.973 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 179.000 toneladas, y desde Necochea, 22.240 toneladas.

Respecto de los cultivos, el jueves la BCBA relevó la siembra de maíz para grano comercial sobre el 61,2% de los 5,4 millones de hectáreas previstos, con un progreso semanal de 15,9 puntos. “Desde nuestro informe previo, la siembra avanzó a buen ritmo en el centro del área agrícola nacional. Lo mayores progresos se registraron en Córdoba, Buenos Aires y en Santa Fe, en su mayoría se corresponden con siembras de lotes tardíos. A pesar de esos avances, las labores aún mantienen un retraso en comparación con la campaña previa, particularmente en las zonas NOA y NEA. Esta demora es producto de la falta de humedad relevada en los primeros centímetros del perfil. Por otro lado, los lotes tempranos comienzan a transitar las etapas de definición de rendimiento con buen estado sanitario, pero con irregulares reservas hídricas”, detalló la entidad.

 

Tras dos segmentos comerciales bajistas consecutivos, resultó positivo el saldo de la semana en la Bolsa de Chicago, donde los ajustes de los contratos marzo y mayo sumaron un 1,30 y un 1,34%, al pasar de 136,80 a 138,58 y de 140,05 a 141,92 dólares por tonelada. Aunque parezca un contrasentido, su debilidad fue la mayor fortaleza para el maíz, dado que ella impulsó compras de oportunidad de comerciales y de fondos de inversión.

En momentos en los que se empiezan a definir las estrategias de siembra para la campaña de granos gruesos 2018/2019, la actual relación entre los precios del maíz y de la soja lleva a muchos analistas y operadores a especular con una caída en la superficie que el farmer estadounidense destinará al cereal. Con mucho de entusiasmo, estos mismos jugadores suman la actual falta de humedad en los suelos el centro y en el sur del Medio Oeste para elucubrar un mejor porvenir para las cotizaciones del maíz.

Lo concreto es que las abundantes existencias estadounidenses de maíz son el ancla que aún no puede elevar el mercado. Hasta tanto, los esfuerzos alcistas van a tener un techo bajo. En el medio, los saldos exportables se vienen multiplicando en las últimas campañas en Brasil y en la Argentina y conspiran contra el objetivo antes planteado para el mercado de los Estados Unidos.

Fue constructivo para el mercado de maíz el reporte semanal sobre las exportaciones estadounidenses, dado que el jueves el USDA relevó ventas por 1.558.400 toneladas, por encima de las 866.900 toneladas del informe precedente y del rango previsto por los operadores, de entre 800.000 y 1.100.000 toneladas.

TRIGO

El dinamismo de los embarques mejoró las ofertas de los exportadores, sobre todo en la zona del Gran Rosario, donde en el balance semanal la transición fue de 2820 a 2900 pesos por tonelada. Para Bahía Blanca la mejora fue de 2800 a 2850 pesos, mientras que para Necochea el valor del cereal se mantuvo en $ 2850 por tonelada. Para el viernes el FAS teórico del trigo fue calculado por el Minagro en $ 2928, mientras que para el martes fue fijado en 2946 pesos por tonelada. El rango de propuestas de los molinos, relevado a diario por la BCBA, pasó de 2600/2950 a 2600/3070 pesos por tonelada, según calidad, procedencia y forma de pago.

Sin tendencia definida cerró la semana para el trigo con descarga en enero, que bajó de 167 a 165 dólares por tonelada para el Gran Rosario, pero se mantuvo estables para Bahía Blanca y para Necochea, en 165 y en 162 dólares por tonelada. En el Matba, la posición enero subió de 161,30 a 162 dólares, mientras que el contrato julio se mantuvo estable, en 174,50 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 20 de diciembre y 24 de enero deben salir desde las terminales del Gran Rosario 764.000 toneladas de trigo; desde Bahía Blanca, 261.420 toneladas, y desde Necochea, 18.780 toneladas.

Acerca de los cultivos, el jueves la BCBA relevó el avance de la cosecha de trigo sobre el 72,5% del área apta, con un progreso semanal de 14 puntos, y marcó un crecimiento del rinde promedio nacional de 27,9 a 30,1 quintales por hectárea. Durante la última semana las labores de recolección se desplazaron hacia el sur de la provincia de Buenos Aires, donde se relevaron rendimientos promedio levemente superiores a los acumulados durante el ciclo previo. “Las buenas productividades que se mantienen sobre el centro del área agrícola compensarían las pérdidas de área que se registraron como consecuencia de las inundaciones que afectaron gran parte de Buenos Aires y de La Pampa”, dijo la entidad. Añadió que el volumen parcial recolectado hasta la salida del reporte sumó 11,56 millones de toneladas, sobre un total sostenido en 17 millones para el cierre del ciclo.

También el jueves, el Minagro mantuvo su proyección para la cosecha 2017/2018 de trigo en 18 millones de toneladas y elevó de 12 a 12,5 millones su estimación sobre las exportaciones argentinas de la campaña 2016/2017.

 

Resultó positivo el balance de la semana para los precios del trigo de los Estados Unidos. En efecto, las posiciones marzo y mayo en la Bolsa de Chicago sumaron un 1,56 y un 1,57%, al pasar de 153,68 a 156,07 y de 158,27 a 160,75 dólares por tonelada. En Kansas, los mismos contratos subieron un 1,13 y un 1,28%, tras variar de 153,41 a 155,15 y de 158,09 a 160,11 dólares por tonelada.

En momentos en que el mercado le sigue exigiendo al trigo estadounidense mantenerse competitivo para no perder más terreno en el segmento exportador, donde Rusia marca la línea de juego, el principal factor alcista para las cotizaciones resultó la falta de humedad en la zona de las Grandes Planicies trigueras, que tienen un 80,61% de sus suelos con déficit hídrico; un 25,96% bajo condiciones de sequía moderada; un 3,74% con condiciones de sequía severa, y un 0,90%, de sequía extrema, según el mapa de monitoreo de la sequía del Centro Nacional de Mitigación de la Sequía, con datos al 21 del actual.

Resultó positivo para el mercado de trigo el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos, dado que el jueves el USDA relevó ventas por 796.300 toneladas, por encima de las 588.900 toneladas del segmento anterior y del rango previsto por los operadores, de 300.000 a 600.000 toneladas.

El jueves, la firma SovEcon elevó de 35 a 35,50 millones de toneladas las exportaciones rusas de trigo en el ciclo 2017/2018 y las ubicó por encima de los 33,50 millones proyectados por el USDA en su último informe mensual.

Granar Research



© 2015 | Todos los derechos reservados Agente de Liquidación y Compensación Propio registrado bajo el N° 499 de la CNV
Nextsys